Print this page

La SKAO firma un acuerdo sobre computación de alto rendimiento (HPC por sus siglas en inglés) con el CERN, la GÉANT y la PRACE

El acuerdo para esta nueva colaboración ha sido firmado por Eckhard Elsen (arriba a la izqda.), Director de Investigación y Computación del CERN; Philip Diamond (arriba a la dcha.), Director General del SKA; Erik Huizer (abajo izqda.), Director Ejecutivo de GÉANT; y Philippe Lavocat (abajo dcha.), Vicepresidente del Consejo de PRACE.

Sede central de SKA, miércoles 22 de julio. La SKAO ha firmado un acuerdo de cooperación con el CERN, la Organización Europea para la Investigación Nuclear, la GÉANT, la red de datos paneuropea para la comunidad de investigación y educación europea, y la PRACE, la infraestructura de computación avanzada en Europa, con objeto de afrontar los retos asociados a la aplicación de la computación de alto rendimiento (HPC) para dar soporte a grandes proyectos científicos que hacen un uso intensivo de datos.

La nueva generación de tecnología HPC es muy prometedora para la investigación científica. Se espera que los computadores a exaescala – máquinas capaces de realizar un trillón, es decir, un millón de billones, de cálculos por segundo – se conviertan en una realidad en los próximos años. Este cambio en la capacidad de la tecnología HPC, unida al creciente uso del machine learning será determinante para asegurar el éxito de los grandes proyectos científicos que se pondrán en marcha en esta década, como el SKA y el Gran Colisionador de Hadrones de Alta Luminosidad (HL-LHC) del CERN.

«Se espera que las arquitecturas heterogéneas ofrezcan una gran potencia de cálculo que tenemos que aprovechar para hacer frente a los retos de computación del HL-LHC», indica Eckhard Elsen, Director de Investigación y Computación del CERN. «Para el modelo de computación del futuro será esencial una integración armoniosa de los recursos que están normalmente disponibles en los computadores de alto rendimiento del Worldwide LHC Computing Grid (WLCG), distribuido por todo el mundo», añade Maria Girone, Directora de Tecnología del openlab del CERN.

La colaboración entre el CERN, la SKAO, la GÉANT y la PRACE supone la cooperación entre organizaciones para poder aprovechar todo el potencial que la nueva generación de la tecnología HPC brinda. Durante un período inicial de 18 meses, la colaboración desarrollará un conjunto de pruebas comparativas y una serie de sistemas piloto comunes que servirán como «demostradores».

El establecimiento de un conjunto común de pruebas de rendimiento (benchmarks) ayudará a las organizaciones a medir y comparar el rendimiento de los diferentes tipos de recursos computacionales para el análisis de los flujos de trabajo de datos astronómicos y de física de partículas. Las pruebas de rendimiento incluirán aplicaciones representativas de ambas disciplinas que reflejen las necesidades actuales y las del futuro. Estas pruebas se ejecutarán tanto en recursos HPC como en recursos de tipo high-throughput computing (HTC), como es el caso del WLCG.

«Debido a la enorme cantidad de datos que fluirán desde las antenas del SKA hacia dos centros de supercomputación, uno en Australia y otro en Sudáfrica, los avances en computación de alto rendimiento y redes de alta velocidad son de gran importancia para el Observatorio del SKA», comenta el profesor Philip Diamond, Director General del SKA. «El valor de esta colaboración ya ha quedado demostrado con el proyecto AENEAS H2020 que ha finalizado recientemente», añade Chiara Ferrari, Directora de SKA-Francia y Presidenta de la asamblea general de AENEAS. «Colaborar con estas organizaciones líderes es de suma importancia para identificar soluciones optimizadas para lo que será la futura red mundial de centros regionales del SKA».

La serie de «demostradores» piloto que se ha desarrollado también incluirá sistemas de acceso a los datos y flujos de trabajo autentificados. Es esencial que la entrega y el acceso a los datos se realicen de manera rápida y segura.

«La GÉANT existe para dar servicio a la investigación y a la educación y, junto con las Redes Nacionales de Investigación y Educación de Europa, proporcionamos servicios de red y acceso vitales para proyectos a gran escala y que manejan ingentes cantidades de datos como el HL-LHC y el SKA», indica Erik Huizer, Director Ejecutivo de la GÉANT. «Esperamos que nuestra ya larga relación con el CERN, la SKAO y la PRACE se siga fortaleciendo y podamos garantizar que la tecnología de la próxima generación de HPC sea fácilmente accesible para todas las comunidades científicas». Enzo Capone, Responsable de Colaboración y Apoyo a la Investigación de la GÉANT añade: «Estamos muy orgullosos de formar parte de este acuerdo, junto con los socios y las comunidades con los que nos une una larga relación, pero centrándonos ahora en una serie de actividades innovadoras con objeto de llevar las sinergias entre la producción de big data, el movimiento de datos, los servicios de AAI y la computación de alto rendimiento a un nivel superior».

Además, las cuatro organizaciones trabajarán juntas para establecer un programa de formación que ayude a los investigadores a sacar el máximo partido a las nuevas arquitecturas de computación que van a estar disponibles.

«Uno de los aspectos centrales de esta colaboración, la cual será liderada por la PRACE, es la formación y la educación: crear y apoyar a la próxima generación de expertos en supercomputación, y subsanar las lagunas que estamos detectando actualmente en el sector de la computación de alto rendimiento», añade Florian Berberich, miembro de la Junta Directiva de la PRACE.

Eckhard Elsen, Director de Investigación y Computación del CERN; Philip Diamond, Director General del SKA; Erik Huizer, Director Ejecutivo de la GÉANT; y Philippe Lavocat, Vicepresidente del Consejo de la PRACE han firmado hoy el acuerdo en una reunión telemática. Las cuatro organizaciones tienen previsto celebrar un evento conjunto a finales de este año, el cual tendrá lugar en el CERN con el apoyo de su openlab.

Firmantes, expertos técnicos y asesores de comunicaciones en la firma del acuerdo de cooperación entre el CERN, la SKAO, la PRACE y la GÉANT sobre computación de alto rendimiento.